*

Portada  |  27 agosto 2022

La autopsia certifica que el empresario de Villa Ventana murió ahogado

La necropsia refleja también que algunos golpes que presentaba el cuerpo de Roberto Conti fueron producto de la caída, luego de arrojarse desde el puente ubicado a 20 metros de altura sobre el Río Sauce Grande.

Regionales

La autopsia practicada al cuerpo de Roberto Conti, el dueño de una conocida fábrica de alfajores de Villa Ventana que ayer apareció sin vida flotando en un curso de agua del Río Sauce Grande, comunicó que la causa de su deceso fue por asfixia por sumersión (ahogamiento) y, de alguna forma, certifica la primera hipótesis de los investigadores que apuntaba a un suicidio.

El informe elevado por el doctor Ducasa, según pudo averiguar Telefe Noticias, hace referencia a algunos traumatismos en la cabeza del empresario que fueron producto de una fuerte caída.

Conti se arrojó del puente ubicado en el divisorio entre los partidos de Coronel Suárez y Tornquist – de una altura estimada entre 17 y 20 metros – e impactó en primera instancia con las ramas de los árboles lo que le provocó un severo traumatismo de cráneo para luego terminar sobre las aguas.

Si bien el cauce, en ese sector tiene una profundidad de entre metro y medio, dos metros, el hecho de que el dueño de la fábrica Mamuelquen haya quedado boca abajo e inconsciente, favoreció a que sus pulmones se llenaran de líquido.

La búsqueda de Conti había comenzado a las 14:45 cuando sus familiares habían radicado la denuncia en sede policial e informaron que permanecía ausente desde las 10 de la mañana, hora en la que había partido hacia Sierra de la Ventana “para realizar trámites” a bordo de una camioneta Chevrolet S10, color gris oscura, con patente AD086KP.

La última conexión que figuraba en su WhatsApp era correspondiente a las 12:36, por lo que se activó un amplio operativo.

Luego de un rastrillaje efectuado por las fuerzas de seguridad – en la Ruta 76, a 2 kilómetros de la rotonda con Ruta 72 – se halló a la pick up estacionada sobre la banquina, con las puertas abiertas y las llaves de encendido colocadas.

Al profundizarse las tareas en las inmediaciones, los efectivos lograron encontrar el cuerpo sin vida de Conti en aguas del Río Sauce Grande.

Lo que robusteció aún más la idea de un suicidio, algo que una fuente oficial de la investigación corroboró a esta redacción, fue el hallazgo en el vehículo del telegrama de una empleada. Además, se encontraron con su teléfono celular y una caja con dinero en efectivo.

Una versión apunta a que en la esquela la mujer le informaba a la familia del empresario que le iniciaría acciones legales por supuesto abuso y acoso sexual. Una línea todavía sujeta a investigación.

Comentarios