*

Locales

Portada  |  17 noviembre 2021

Tuca, el simpático huésped del Municipio que vive con funcionarios y empleados

El intrépido gatito adoptó al Palacio Municipal como "su casa" y se lo suele ver en las oficinas administrativas o en el interior del hall de ingreso con sus andanzas.

Los bahienses que se acercan día a día a las instalaciones de la Municipalidad, en la espera de algún trámite particular, se sorprenden con las andanzas del intrépido Tuca, el simpático gatito que desde hace un tiempo adoptó al Palacio Municipal como “su casa” y donde convive entre las muestras de afecto de funcionarios y empleados administrativos.

“Adorado por todas las oficinas”, el felino ya tiene su propio hogar en una oficina del sector de Archivos de la comuna. Allí fue adoptado por Yanina Ravi y sus compañeros, luego de haberse extraviado en la vía pública.

“Me lo trajo un compañero porque estaba perdido para buscarle una familia y lo trajimos acá. Es tan dulce y bueno que se empezó a quedar y ahora está con nosotros”, explicó la empleada del Municipio a Telefe Noticias.

Más allá del cariño, los empleados municipales se desviven para que nada le falte a Tuca en su inédita estadía. Le proveen alimento, armaron su “baño sanitario” con piedritas, una diminuta cuna para reposar en sus horarios de descanso y hasta consiguieron el turno para poder operarlo.

“Nosotros estamos trabajando y él está sentado al lado de la computadora. Juega con las gomitas, con los papelitos y se queda”, describió Yanina.

Del felino resaltan que “es muy cariñoso y dado con la gente”, juega con los ciudadanos que aguardan sentados en el sector de ingreso; y hasta participó el último domingo de las elecciones que se llevaron adelante en el interior de la Municipalidad.

La imagen del animal con sus patitas delanteras sobre la mesa de comicios, en actitud de un eventual votante y recibiendo mimos de una autoridad electoral, cobró notoriedad en la red social del pajarito (Twitter).

“El tema es cuando nosotros nos vamos y el queda solito, que ese era nuestro miedo. Después nos pusimos en contacto con los chicos de Mayordomía que son compañeros nuestros y así que cuando nos retiramos nosotros, ellos lo vienen a buscar para que lo tengan ahí en el hall a la noche; y a las seis y media, cuando yo entro, ya él está esperándome para venir a casa y empezar con su rutina”, relató.

Yanina aseguró que la preocupación ahora pasa por aplicarle al gatito las vacunas correspondientes “para que esté en perfectas condiciones”.

“Los fines de semana, si no se va con el personal de Mayordomía, está con los del 911 y también allá tiene sus alimentos y baño sanitario. Nosotros vamos los lunes o los martes y lo traemos de vuelta”, contó la trabajadora comunal.

“Es adorado por todas las oficinas y pasa por todas. Vive en el Palacio Municipal, flor de casa tiene”, cerró entre risas.

Comentarios