*

Locales

Portada  |  02 agosto 2022

Trabajadores de la Cooperativa Incob protestaron frente al Senasa

Reclaman por una resolución del organismo sanitario estatal que perjudica la actividad del frigorífico.

Trabajadores de la Cooperativa de Trabajo Incob realizaron esta mañana un corte en Donado y las vías, a la altura del Mercado Victoria, para reclamar por una resolución del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) que afecta a más de 90 familias involucradas en el movimiento del frigorífico.

“Nos llegó un mail diciendo que teníamos diez hábiles para habilitar el laboratorio de análisis de triquina y, al mismo tiempo, nos dicen que tenemos inhabilitado el laboratorio. Es decir, que no hubo diez hábiles y aparte de eso no podemos sacar la carne de los chanchos que están faenados de adentro de la cámara del frigorífico”, explicó a Telefe Noticias el secretario de Incob, Orlando Acosta.

Según el representante local de la cooperativa, el organismo sanitario estatal exige todos los años la correspondiente habilitación del laboratorio. En esta oportunidad se produjo un cambio en la metodología del cual argumentan que no hubo previo aviso.

“No se avisó en tiempo y forma para que nosotros podamos hacerlo y que, si les toca por ejemplo a los bioquímicos hacer alguna parte a ellos, les de tiempo para que puedan hacer los procedimientos”, subrayó Acosta.

El referente de Incob destacó que Senasa utiliza el frigorífico para analizar las muestras tomadas en los animales del campo. De hecho, uno de los últimos casos conocidos de triquinosis fue detectado por el propio personal que desempeña labores en la cooperativa.

“Esto es una voluntad política que se tiene que hacer porque viene de arriba, desde Nación. Acá Senasa también es Nación, pero es el único lugar que tenemos para manifestarnos y decir que la cooperativa está en una situación crítica como para perder la faena de cerdos”, aseveró.

El secretario de la cooperativa, para graficar la situación, planteó que pasaron de faenar a dos mil animales por mes a mil. Un escenario que, sumado esta resolución, los pone “contra las cuerdas” desde el punto de vista económico.

“El golpe al bolsillo se va a sentir sino podemos hacer la faena nosotros que prestamos servicios de faena de cerdo a usuarios matriculados que se tienen que a ir a otro lado a faenar y eso hace que la pérdida económica de la cooperativa sea grande y complica a las 90 familias que dependen de Incoob”, fundamentó.

Acosta, por último, advirtió que “nadie entra y nadie sale hasta que Incob no tenga la noticia de que puede trabajar”.

Comentarios