*

Locales

Portada  |  30 marzo 2021

Simone: "La idea es aumentar la eficiencia al máximo del sistema de agua de Bahía Blanca"

El ministro de Infraestructura y Servicios Públicos, Agustín Simone, detalló a Telefe Noticias la millonaria inversión que el gobierno bonaerense pondrá en ejecución para paliar la crisis hídrica de nuestra ciudad.

El ministro de Infraestructura y Servicios Públicos, Agustín Simone, en una entrevista con Telefe Noticias, brindó precisiones acerca del millonario plan de obras hídricas que el gobierno bonaerense pondrá en marcha para solucionar la crisis que atraviesa nuestra ciudad.

"El prestamo de la CAF es de 130 millones de dólares y hay una contrapartida que tiene que poner el gobierno provincial que es un equivalente a 20 millones de dólares. Así que total de la inversión va a ser de USD 150 millones. Ahí hay un paquete de USD 50 millones con distintas obras que van a empezar a licitarse a partir de abril", explicó.

Según el titular de la cartera bonarense, la mayoría de los trabajos incluirán "recambios de cañerías o de acueductos, ya sea previo a su paso por la planta potabilizadora y después redes de agua potable luego de haber sido potabilizada la planta".

"Son las dos áreas donde se identifica la mayor pérdida de agua del sistema. Y después hay una serie de obras complementarias donde se van a instalar una serie de cisternas", dijo con referencia a las obras de mediano plazo.

En tal sentido, el ministro remarcó que los trabajos de ejecución demandarán entre 18 y 24 meses, mientras que las obras de corto plazo, estimadas en más de 1.200 millones de pesos, tendrán un lapso de 6 y 8 meses. Con respecto a estas últimas, la idea "es poder licitarlas entre mayo y junio".

"La obra más importante es una planta modular para aumentar la capacidad de potabilización de Bahía actualmente. Eso le va a sumar 1.250.000 litros hora. Que representa la mitad de la inversión", subrayó Simone.

La otra mitad del presupuesto asignado (un total de 600 millones) se destinarán a arreglos de pozos, redes menores, recambios de acueductos y válvulas, con el fin de "poder llegar mejor parados al próximo verano y, sino es terminado, con un nivel de avance muy grande". Además mencionó la posibilidad de emplazar una planta embotelladora.

En este marco, Simone descartó chance de reflotar el trasvasamiento del Río Negro y la idea del acueducto Bahía Blanca-Río Colorado, la mega obra que apuntaba al abastecimiento hídrico del sur bonaerense y la cual quedó postergada durante la gestión de la exgobernadora María Eugenia Vidal, a pesar de contar con el financiamiento de la Corporación Andina de Fomento (CAF).

"Están esas discusiones, nosotros de hecho, una vez que el prestamo original de la CAF que dio de baja el gobierno anterior, lo había firmado el gobernador cuando era ministro de Economía. Es una obra grande, de un plazo de 8 años y en dos etapas", indicó.

Y agregó: "Nosotros lo que hicimos ahora es, habiendo dado de baja la anterior gestión esta primera etapa, recuperamos la segunda etapa para hacer estas obras. Hoy no es una opción que se está evaluando. Está lo del Río Negro pero la verdad que es muy grande y con plazos muy largos".

El ministro sostuvo que la actual gestión tiene como objetivo incrementar "la eficiencia del sistema actual, trabajando sobre el Dique, mejorando su sistema, el recupero y la reutilización".

Con relación a la empresa estatal ABSA, cuya labor es discutida en algunos ámbitos por la falta de inversiones estructurales durante años, Simone reconoció que en la gestión de Vidal "se descapitalizó bastante".

"ABSA tiene la responsabilidad de darle agua a una parte muy importante de la provincia. A ciudades como Bahía Blanca, La Plata y un montón de distritos del interior. Nosotros la evaluación que hacemos es que la gestión anterior de la empresa fue muy mala, se concentró en cosas muy cosméticas y pocas obras", manifestó.

Con la asunción de Kicillof, el ministro destacó que su cartera apuntó a capitalizar a la firma "para tener más equipos y más obras".

"Estos prestamos que tenemos, tanto para La Plata como Bahía Blanca, apuntan a dejar sistemas mucho más fortalecidos en agua potable. Hay que trabajar también el tratamiento de líquidos cloacales no sólo en estas ciudades. ABSA necesita aporte de capital e infraestructura y hay que fortalecerla", consideró.

Por último y con tono autocrítico, Simone reconoció que los servicios públicos en Argentina "lamentablemente no se destacan por la calidad de atención al cliente".

Comentarios