*

Locales

Portada  |  18 abril 2022

Robo de los recuerdos de Facundo: "Que se dé cuenta lo que tiene y que lo devuelva"

Santiago Saccoccia, padre del joven fallecido tras ser embestido por un automovilista alcoholizado en marzo del 2018, pidió que los desconocidos que el último viernes ingresaron a robar a su domicilio devuelvan los elementos que contenían fotos, videos y audios sobre la vida de su hijo.

“Que se dé cuenta lo que tiene y que lo devuelva”, fueron las primeras palabras de Santiago Saccoccia al atender a Telefe Noticias para contar su amarga experiencia del último fin de semana donde junto a su familia fue víctima del accionar de miserables que ingresaron a su domicilio de calle Marcos Mora al 1.300, en el barrio Choferes de Taxi, para robar algunas de sus pertenencias, entre ellas, una notebook con todos los recuerdos de Facundo, quien murió atropellado por un conductor que circulaba alcoholizado en marzo del 2018.

“El viernes llegamos a casa, encontramos la persiana levantada, así que ya nos dimos cuenta de que habían entrado. Tienen rejas, pero se metieron igual en un hueco muy chiquito y bueno adentro la imagen era desastrosa: todo revuelto y tirado arriba de las camas nuestras y del nene mío. Y bueno, entre eso, se llevaron una notebook con unos discos duros externos que uno de ellos tiene todos recuerdos de Facundo”.

Según Santiago, el dispositivo contiene filmaciones, audios, “cosas de las marchas” y detalles de la causa judicial.

“Apelamos a quien lo tenga o alguien que lo compró o si lo tiene todavía el que lo robó que sepa que lo que tiene en la mano y que lo devuelva que lo iremos a buscar”, pidió.

Y agregó: “Esos archivos son irrecuperables y, si los compra alguien venderlo y los borra, tampoco ya no sirven más”.

Saccoccia se mostró agradecido con el compromiso de las personas que viralizaron la búsqueda por redes sociales.

Entre lo sustraído, además de la notebook, los amigos de lo ajeno se alzaron con $2.000 de su hijo y un teléfono celular dañado.

“Hicimos la denuncia ni bien llegamos a casa, pero bueno – yo creo que más allá de la denuncia – el tiempo es crucial porque si lo agarra alguien que lo borra no sirve más”, aseveró.

Con el recuerdo todavía fresco en su memoria del desorden generalizado y una sensación latente de impotencia, Santiago mencionó que los vecinos no pudieron aportar algún testimonio o rastros de los ladrones.

“No hay cámaras ni públicas ni privadas en el sector porque no hay comercios”, concluyó.

Comentarios