*

Locales

Portada  |  02 diciembre 2021

Rematarán la sede donde funciona la Sociedad de Fomento del barrio Noroeste

A raíz de un fallo en contra por un juicio laboral. La justicia ya tasó el inmueble y la actual comisión directiva de la entidad barrial sólo podría acceder a una solución mediante un pago cercano a los dos millones de pesos.

En las últimas horas llegó una notificación de la justicia para rematar la sede donde funciona la Sociedad de Fomento del Barrio Noroeste, a raíz de un fallo en contra en un juicio laboral.

Marcelo Pereira Azzaro, quien es el titular de la entidad barrial de calle Líbano al 500, explicó que el inconveniente judicial data de alrededor de 6-7 años con una trabajadora que “cobraba un plan del voluntariado municipal para trabajar en la sala”.

“Nosotros nos desayunamos hace dos semanas con un aviso, que en realidad no es de desalojo, sino de remate directamente. Una perita vino a medir las instalaciones y la oficial de justicia trajo el allanamiento. Nos notificó, ingresaron, midieron y la gente del lugar nos avisó que es lo que pasaba porque nosotros no sabíamos cuál era la situación”, contó Pereira a Telefe Noticias.

En tal sentido, el referente de la institución admitió que ningún integrante de la anterior comisión “se presentó” en el juicio de aquel entonces. Además, agregó que sólo se firmaron las notificaciones del proceso legal.

“Nosotros no pudimos acceder al expediente para ver por qué terminó siendo contra la sociedad de fomento y no contra la sala. Imaginamos que porque la sala es un ente que funciona acá en el inmueble y la única posibilidad de cobrar es rematando el inmueble o parte de él”, dedujo.

Pereyra consideró que el embargo trabado por la justicia – de alrededor de dos millones de pesos – es oneroso y hasta perjudicial para las arcas de la entidad barrial.

Según indicó, las principales actividades de los vecinos funcionan en uno de los salones “comprometidos con el remate”.

“Ha venido gente del PAMI, de ANSES, hemos puesto vacunas y todas las carteras nacionales, provinciales o municipales que han necesitado del espacio, lo han usado”, añadió.

Pereyra remarcó que la resolución judicial “es cosa juzgada” y, en su papel de también integrante de la Comisión Normalizadora de la entidad, afirmó que van a buscar “llegar a algún tipo de acuerdo” con el abogado que representa los intereses de la trabajadora.

“Fue una sorpresa para nosotros y bastante doloroso porque es una institución de las más importantes del barrio. La sociedad de fomento es de 1934 y funciona hace 40 años acá. La verdad no sabemos para donde salir disparados porque nos notifican que el juicio ya se hizo, nosotros tenemos evidencias de esos cobros, pero ya no podemos hacer más nada”, se resignó el titular de la sede de Noroeste.

Comentarios