*

Locales

Portada  |  05 mayo 2021

Llegó el frío: el drama de las familias bahienses en situación de vulnerabilidad

Telefe Noticias realizó una recorrida por sectores de la ciudad para conocer la realidad de algunos hogares de la periferia, azotados por la crisis económica y el arribo de las bajas temperaturas.

Con la consolidación de la estación otoñal, llegaron a Bahía Blanca las primeras jornadas con bajas temperaturas y consigo la preocupación de como harán para calefaccionar sus hogares muchas familias de barrios periféricos de la ciudad.

El arribo del frío en simultaneidad con la crisis económica imperante, y agravada por la pandemia, obligan a los sectores más vulnerables a la encrucijada de elegir con sus escasos recursos, muchas veces, entre la calefacción, el abrigo o los alimentos.

En otras ocasiones ni es posible contemplar alguna de esas opciones, o en casos más dramáticos, hasta con ausencia de un hogar, servicios o gas natural.

Con la primera jornada gélida de la nueva estación, el equipo periodístico de Telefe Noticias se movilizó hasta la calle Independencia al 3.700 para conocer la apremiante condición en la que vive Joana Olmos con sus cinco hijos, y la preocupación de un grupo de vecinos del barrio Tierras Argentinas, todos con el mismo denominador común: un pedido de auxilio comunitario.

"Yo ahora estoy pidiendo ayuda, vivo en una casa precaria. Ya hablé con la asistente social, llamé a la Municipalidad y nadie me escucha, nadie me ayuda. Vivo en un piso de tierra, es chiquito acá lo que tengo y necesito que me ayuden urgente", indicó Joana.

La mujer exhibió la precaria construcción en la que reside junto a sus tres hijos, de 10, 5 y 3 años respectivamente, y sus dos hijas, una de 2 y la pequeña bebé de apenas un mes. Un hogar emplazado en un terreno expuesto a la intemperie, a tal punto que la nena de dos años “estuvo en Terapia Intensiva por una bronquiolitis”.

"Hace mucho frío, no tengo nada para calentar y estoy pasando una situación verdaderamente desastrosa. A los chicos los colchones se le humedecen y por el momento están durmiendo conmigo", describió.

Según Olmos, necesita de la solidaridad bahiense para que le colaboren con materiales, con los cuales poder construir su casa y aspirar a “tener una vida mejor”.

 En este sentido, mencionó que requiere de bolsas de cemento, tirantes, chapas y otros elementos. Para ello puso a disposición su teléfono celular 2915271739.

"No tengo baños, no tengo servicios. Sólo cuento con la luz y el agua nada más. La garrafa que la tengo que comprar por mes y si la uso para calentar acá, no sé cómo cocino después", relató con la voz entrecortada.

Y agregó: "Mis hijos están con mi hermana porque hace mucho frío acá, me los está cuidando ella. A mi nene más grande se la llevó mi hermano para cuidarlo porque estaba enfermo. Necesito que me ayuden, es algo que no puedo más".

Joana remarcó que su expareja la ayuda “cuando puede”, pero eso no basta para cambiar un panorama acuciante y ahora amenazado por el factor climático.

"Me preocupan mis hijos porque quiero que estén bien nada más", sentenció.

Telefe también recorrió el barrio Tierras Argentinas para conversar con un matrimonio y dos vecinos que transitan por realidades similares.

"No tenemos calefacción, no pasa el gas natural y es complicada la situación. No se consigue leña, sale mucha plata y hoy por hoy la situación laboral es crítica. Esperan que lleguemos a lo último, cuando ya no dás más, para poder tender una mano", señaló Osvaldo Mosmann.

En tanto que María, su pareja, reconoció que ambos planean construir una vivienda, pero el elevado costo de los materiales posterga hoy cualquier deseo.

"Yo no me quiero resignar, quiero seguir adelante, pero sino tengo una mano de nadie no se puede. Sólo queda abrigarse bien y acostarse temprano, no queda otra", afirmó Osvaldo con cierta resignación. Para cualquier colaboración, puso también a disposición su teléfono (2915040872).

Una vecina de otro sector, Rocío, sostuvo que la mayoría junta leña “porque el frío se siente muchísimo” en esa zona.

“Yo no tengo una estufa y hasta que alguien no me consiga otra cosa, tendré que tener precauciones", dijo.

Por su parte, Andrés apeló a la figura del “congelador” para graficar las bajas temperaturas en la periferia de Bahía Blanca.

"Yo estoy trabajando en todo lo que es limpieza de patios y lo que sea leña, la junto y voy preparándome para el invierno. Hay muchos que ponen las estufitas eléctricas, se te corta la luz al mediodía y hasta la noche no vuelve. Sólo queda mirar para adelante y hacer lo mejor posible”, concluyó.

 

Comentarios