*

Portada  |  10 noviembre 2020

La pelea de Tatiana con su enfermedad: "Tengo una bebé y ni siquiera puedo levantarla"

La joven de 22 años tiene artritis idiopática juvenil (AIJ) y necesita de una medicación especial para mejorar su calidad de vida. La obra social Incluir Salud sólo se la consigue cada seis meses, cuando ella requiere de un suministro continuo para evitar el deterioro de sus articulaciones.

Locales

Tatiana Pascual es una joven bahiense, de 22 años, cuya vida dio un giro repentino a los 12 cuando le diagnosticaron una artritis idiopática juvenil (AIJ). A partir de allí su infancia ya no fue igual, ya que debió convivir con inflamaciones recurrentes en varias articulaciones, sumado a insoportables dolores y una movilidad condicionada.

En la actualidad necesita de una medicación denominada Certolizumab Pegol (200mg) para llevar a cabo el tratamiento que le permita obtener una digna calidad de vida. Se trata de dos inyecciones que debe suministrarse cada 15 días.

Sin embargo, el gran problema se suscita con su obra social Incluir Salud (ex PROFE), ya que esta sólo le asegura la provisión del fármaco cada seis meses.

Una opción inviable para las urgencias físicas de Tatiana, quien con cada interrupción del procedimiento ve como la afección galopa en su cuerpo a pasos agigantados.

"Esta enfermedad me la diagnosticaron hace 11 años, cuando yo tenía 12. Comenzó por la mano derecha que se empezó a hinchar. En realidad como yo tenía a mi abuelo que tenía artritis, más o menos fui viendo cómo eran los síntomas, por qué era y más o menos nos diagnosticamos nosotros mismos con mi familia", indicó la joven a Telefe Noticias.

Pascual recordó que recién a los 16 años empezaron a tratar su padecimiento "porque no había especialistas de chicos en Bahía Blanca". El metrotexato fue el primer fármaco que comenzó a utilizar, junto con el corticoides y diclofenac, para atenuar las inflamaciones y disminuir las dolencias.

A pesar de esto, el deterioro del organismo fue ganando paso con preocupante celeridad y el trastorno se apoderó de un grupo mayúsculo de articulaciones.

"Hoy necesito ayuda para abrir una lata, para levantarme de la cama, para cambiarme. La verdad es muy doloroso este tema del artritis y hay personas que no deben saber muy bien de que se trata", afirmó.

Y añadió: Afecta todas las articulaciones. Hay muchas que tienen en una articulación, pero en mi caso yo la tengo en los hombros, en los brazos, en las manos, en los codos, en las rodillas y en los tobillos".

El nuevo fármaco aseguró que "hace más llevadera" la enfermedad y ralentiza sus impiadosos efectos.

"Yo tengo la obra social Incluir Salud (ex PROFE) pero es realmente como no tener nada porque me dan la medicación y después estoy seis meses sin recibirla. Este tratamiento lo necesito todos los meses, no cada seis, porque la artritis sigue avanzando", lamentó.

Tatiana aclaró que ya hizo los trámites requeridos para obtener el Certolizumab Pegol (200mg), pero desde la prestadora no le aseguran la continuidad deseada. Es por ello que apela a la solidaridad de la comunidad bahiense.

"Por ahí hay ocasiones que esta medicación se la dan a alguna persona por otra enfermedad o padecimiento y por ahí les quedó una caja que me la pueden dar", se esperanzó.

Para este caso la joven puso a disposición su teléfono celular (2914144708).

"Si sigo así voy a llegar a los 30 años con prótesis de cadera, de rodillas. Hoy en día tengo 22 años, tengo una bebé y no puedo levantarla", cerró preocupada.

Comentarios