*

Locales

Portada  |  30 agosto 2021

Hizo una rifa para pagar el sepelio de su mujer fallecida y la sociedad le dio "un mimo al alma"

Sebastián Betancourt, quien hace más de un mes perdió a su pareja de 26 años por un cuadro grave de COVID-19, se mostró emocionado con la respuesta de Bahía Blanca y la zona a su iniciativa. Hoy entregó la moto a una mujer que salió beneficiada en el sorteo.

Hace poco más de un mes se conoció la dramática historia de Sebastián Betancourt, un bahiense que perdió a su mujer de 26 años por el agravamiento de un cuadro de COVID-19 y quien, a través de las redes sociales, organizó un bono contribución para poder costear el sepelio.

En ese entonces su cuñado Matías Mellado, que posee un negocio dedicado a la venta de motos 0 KM, lo ayudó en la iniciativa y puso a disposición una Gillera Smash 110.

Días atrás se realizó el sorteo y la señora Tina Núñez resultó ser la ganadora del rodado. Sin embargo, más allá de haber vendido todos los bonos, lo que conmovió a Sebastián fue la respuesta solidaria de Bahía Blanca y de muchas localidades de la zona.

Una verdadera “caricia al alma” para alguien que hoy debe sortear una de las encrucijadas más duras del destino, en soledad y al cuidado de una beba de apenas meses y otra hija de cinco años.

“Estoy muy agradecido. Muchísima gente de Bahía y de la zona me estuvieron ayudando. Quería agradecer a De Paoli también que puso el espacio para poder vender los bonos. Hubo mucha gente de agrupaciones de motos de Buenos Aires, de la ciudad, de Jacinto Arauz que nos dieron una mano muy grande con colaboraciones, con juguete, ropa y leche para mi nena”, destacó Betancourt a Telefe Noticias.

Sebastián se sorprendió con la tremenda repercusión en medios locales y nacionales que tuvo su caso. Además, ponderó también a un sector de la comunidad prestó colaboración material sin involucrarse en el sorteo.

“Hicimos este bono para poder solventar los gastos del sepelio. Pagar algunas deudas que veníamos atrasados por el tema del dinero que no alcanza. Yo trabajo en limpieza del aeropuerto y tengo un sueldo muy bajo y no me alcanza para afrontar lo que es el alquiler y alimentos”, argumentó.

Betancourt subrayó el combustible anímico que implican sus hijas en el día a día y la fuerza que le imprimen en la lucha diaria por aprender a convivir con una herida irreparable.

“Mi idea es tener un buen trabajo para poder tener una buena vida. Yo estoy alquilando, con el alquiler no alcanza y tengo que seguir luchando por las nenas. Ellas me dan la fuerza para seguir, levantarme todos los días y salir adelante”, completó.

La ganadora del sorteo, por su parte, se definió como “muy creyente” y sostuvo que Dios “nos une en los dolores a cada uno”.

“Cuando saliste en la televisión y vimos tus circunstancias, entonces decidimos con mi marido colaborar (…). Una señora me llevó los números a casa y ahora estamos con esta gran sorpresa de que salimos favorecidos”, le dijo Tina a Sebastián.

Consultada sobre qué hará con el flamante rodado, la mujer dejó entrever que podría destinarlo a sus nietos.

“Yo no me animo, pero le vamos a dar un uso. No es que uno pensó en comprar porque había un bono contribución de una moto, fue para colaborar de una forma u otra con cosas que nos fueron pasando como a él (por Sebastián) y aquí estamos recibiendo lo que tal vez Dios nos propuso en este momento”, finalizó.

Comentarios