*

Locales

Portada  |  26 julio 2022

El fuego destruyó sus sueños y necesitan de la solidaridad bahiense para volver a empezar

Sabrina y sus pequeños hijos perdieron todo en el incendio registrado ayer en una humilde vivienda de calle 1810 al 300.

Una humilde familia del Barrio Thompson se quedó con lo puesto tras el voraz incendio que en la víspera no sólo destruyó a su vivienda sino también el sacrificio de toda una vida. Apelan a la solidaridad de la comunidad bahiense para comenzar de nuevo.

Sabrina junto a sus tres pequeños hijos y su padre, Roberto, tuvieron que ser asistidos por inhalación de monóxido de carbono en el siniestro desarrollado en 1810 al 300. En el caso de la mujer, según habían informado los servidores públicos, requirió el traslado hacia un nosocomio para recibir oxígeno.

“Yo estaba con mi nena acá en la parte de la cocina y mi nena más grande escuchó que hizo un cortocircuito de la parte de la pieza mía. Después cuando quisimos ver no pudimos porque la parte del mueble estaba llena de fuego. Con mi papá queríamos apagar, después abrir la otra puerta que tengo allá y se ve que cuando yo abrí, hizo toda la llamarada”, describió la damnificada a Telefe Noticias.

En medio de la densa humareda y mientras buscaba a su hijo más chico, Sabrina se intoxicó con monóxido de carbono y tuvo que salir raudamente de la propiedad que ardía en llamas.

“Todo el esfuerzo que hice durante un montón de años se perdió todo”, lamentó.

Roberto, papá de la mujer y quien se halla en silla de ruedas a causa de una discapacidad, mencionó que el techo del inmueble ya no sirve más y ahora evalúan otros aspectos estructurales.

“Estamos tratando de solucionar el tema de las paredes porque las de atrás no sirven. Hay que tirarlas y hacerlas nuevas”, argumentó.

Según manifestó el papá de Sabrina, sintió un sentimiento de impotencia al ver el avance impiadoso del foco ígneo sobre el domicilio y con su movilidad reducida.

“Yo estoy en una silla, no tengo piernas y me sentí impotente de no poder ayudar ni hacer nada. Trataba de hacer lo que podía, pero cuando vi que el humo me estaba atrapando lo único que atiné es a fijarme los nenes”, cerró.

Para quienes deseen colaborar con Sabrina y su familia el número a disposición es el 291-4357991 (de su papá Roberto).

Comentarios