Portada  |  22 octubre 2021

Cuchán en libertad: “los pronósticos son sumamente complejos y desfavorables”

El licenciado en Psicología Hugo Kern analizó la situación del condenado por el crimen de Luciana Moretti, que el lunes quedará en libertad. Advirtió que los sistemas estatales de seguimiento no tienen la eficiencia que deberían.

Locales

Tras cumplir la pena de 17 años de prisión que le fue impuesta en 2007 por el asesinato de Luciana Moretti, de 15 años, el próximo domingo Pablo Cuchán quedará en libertad plena, sin controles ni restricciones para su circulación.

Para el psicólogo clínico y responsable de la Unidad Preventivo Asistencial de la Secretaria de Salud municipal, Hugo Kern, la situación plantea un panorama de incertidumbres por lo que él considera fallas en los sistemas oficiales de supervisión y recuperación.

“Los procesos de rehabilitación tienen serias fallas, los sistemas de seguimiento también, no estarían funcionando con el nivel de expectativas que tenemos, en esta y en muchísimas situaciones, que se vuelven cíclicas”, le indicó el profesional a Telefe Noticias.

Sin embargo, Kern aclara que existe la posibilidad de que un protagonista de hechos violentos reencause su conducta y se integren nuevamente a la sociedad.

“Algunas (situaciones violentas) implican la posibilidad de que la persona se rehabilite; la verdad que algunas personas tienen la posibilidad de reflexionar, de reordenar su vida, de tener una formación”, aseguró el psicólogo.

La clave está en las herramientas estatales para producir ese cambio que, según sostiene Kern, están lejos de materializar sus objetivos.

“Si vos preguntás si el sistema funciona, evitando que vuelva a reincidir, la verdad es que los pronósticos son sumamente complejos y desfavorables, más para este tipo de situaciones”, señaló.

Pablo Cuchán fue condenado por homicidio simple en 2004, cuando la figura de femicidio todavía no existía en el Código Penal.

Hoy, en lugar de a 17 años de prisión, el acusado podría haber sido condenado a prisión perpetua, con lo que no estaría en la actual situación de salir en libertad.

Cuchán nunca reconoció haber asesinado a Luciana, y declaró ante el tribunal que la joven había muerto por una sobredosis mientras ambos consumían drogas.

Sí admitió haber descuartizado y quemado el cuerpo, para luego repartirlo en bolsas plásticas que enterró en el patio de la casa de sus padres en Ingeniero White y en otras zonas de esa localidad.

Comentarios