*

Locales

Portada  |  02 septiembre 2021

Caso García Gurrea: "Pasó tanto tiempo que se van perdiendo las esperanzas"

Cristina, la mamá del hombre desaparecido, en medio de su dolor pidió a testigos que puedan aportar algún dato concreto sobre el paradero de su hijo. También insistió en sus sospechas hacia la pareja de Gabriel y se esperanzó con obtener indicios mediante el ofrecimiento de recompensa millonaria que hizo la Justicia bonaerense a quienes aporten información.

La familia del desaparecido Gabriel García Gurrea lleva más de 100 días inmersa en una insoportable nube de incertidumbre y miles de interrogantes sobre una investigación que intenta avanzar en un rompecabezas desarmado, sin ninguna pieza contundente que por ahora que les devuelva alguna certeza de su paradero.

Las sospechas del núcleo familiar todavía giran sobre el mismo círculo íntimo que tiene como referencia visible a Pamela Antúnez, pareja de Gabriel y la última persona con quien mantuvo contacto aquel 19 de mayo.

A la par de ella, el ojo de la Justicia también se posa sobre Marcelo Campetella, vecino y presunto amante de Antúnez; y apunta a Tamara Pampín (hija de Antúnez), cuyo marido Sergio Castillo cumple una pena en la cárcel y tiene antecedentes por hechos de cuatrerismo.

Sin embargo, las múltiples diligencias policiales llevadas a cabo en propiedades y vehículos de los sospechados, por el momento no han arrojado elementos que los conecten a la desaparición de García Gurrea.

Los días se consumen sin novedades concretas y ello conspira cada vez más contra las esperanzas de los familiares de saber qué pasó realmente con su ser querido.

“Tenemos poca información. Lo que se está divulgando en los medios es lo que sabemos nosotros también”, explicó Cristina, mamá de Gabriel, a Telefe Noticias.

La mujer consideró que esta nueva estrategia de la Justicia bonaerense de otorgar una recompensa de entre 2 y 4 millones a quienes aporten datos sobre el desaparecido podría “hacer hablar” a “gente que tiene que saber y mucho”.

“Si alguien sabe que por favor que diga algo porque la identidad no la van a divulgar, va a ser secreto. Son más de 100 días y no hay nadie que lo haya visto”, pidió entre lágrimas.
Cristina manifestó que la pesquisa sigue orientada hacia Tamara Antúnez, su hija, y Marcelo Campetella. En este marco, volvió a exhibir sus dudas con el accionar de la pareja de Gabriel.

“Yo no sospeché nunca porque yo con esta señora tenía buena relación. Es más, mi hijo desaparece el 19 de mayo, y ella vino el 18 a casa y estuvieron tomando mates los dos. Jamás me hubiese imaginado esto y no le encuentro explicación”, aseveró.

Y agregó: “Después con el correr del tiempo, las mentiras, la denuncia penal que me hizo y entonces me dije por qué ella nunca vino a unirse a mí para buscarlo. Entonces algo tiene que haber”.

La mamá de García Gurrea remarcó que, antes de radicar la denuncia por la desaparición de su hijo, intentó comunicarse con Antúnez y no le “respondió más el teléfono”.

“Fui hasta su casa y tampoco me atendió. Ahí me pregunté qué pasaba acá porque hasta el día 18 estaba todo bien, cómo puede ser que una persona se borre así”, exclamó con la mirada perdida.

Pese al lógico dolor, Cristina todavía se sostiene en la creencia de “que alguien de un dato certero” porque eso “podría ayudar y mucho” a la causa.

“A mí cuando van a rastrillar los campos, el alma se me da vueltas porque no quisiera que sea así, pero pasó tanto tiempo que se van perdiendo las esperanzas (…). Nosotros somos una familia muy grande y estamos destruidos todos”, finalizó.

Comentarios