*

Portada  |  07 octubre 2022

Una historia de maternidad que conmueve a los bahienses.

Su marido, con quien venían buscando ser padres, falleció por una dura enfermedad. Había dejado sus espermatozoides congelados y, gracias a eso, llegó su hijo. Primera historia del ciclo Más que madres, producido por Delfina Gonzalez Prieto para Telefe Bahía.

Informes especiales

Lorena no es una mamá más. Su historia de maternidad comenzó en 2014, cuando con su marido, Lisandro, empezaron a fantasear con la idea de ser padres. El inicio no fue fácil, el embarazo no llegaba, a ella le detectaron baja reserva ovárica.
La expectativa de la ovodonación los llenó de ilusión. Sin embargo, a mediados de 2019, dos noticias cambiarían sus vidas para siempre. Dos posibilidades antagónicas, una en cada extremo. Vida y muerte.
En los primeros meses de diciembre del 2019 llegó la peor noticia: la quimioterapia de Lisandro no estaba dando los resultados esperados. Dos meses de vida, el pronóstico de los oncólogos. Y así fue, en un plazo de 7 meses, una enfermedad imparable y demoledora le arrancó la vida.
Lorena se refugió en la terapia psicológica buscando herramientas para atravesar el profundo dolor de haber perdido a su marido, que tan solo tenía 42 años. Detrás de la angustia, apareció una luz. Le contó al profesional la existencia de los espermatozoides congelados.
Cargando un dolor infinito, Lorena decidió avanzar en la búsqueda del embarazo. Aquello por lo que tanto lucharon los dos y seguían luchando. Si, en presente, porque para Lorena, Lisandro nunca se fue. Las señales lo demuestran. El día de la implantación del embrión no fue un día más. Se había usado todo el material genético de Lisandro. Si no era ahí, no iba a ser nunca más. La fecha, casualidad o destino, era especial.
La historia de Lorena conmueve e inspira. Benicio nació el 8 de diciembre del 2021. Un día después del cumpleaños de su abuela, la mamá de Lorena. El amor siempre trasciende. La muerte y la vida, el dolor y la ilusión, unidos, mostrando que los dos extremos son parte del mismo camino. Siempre se puede salir adelante, de esto se trata.

Comentarios