*

Portada  |  26 septiembre 2022

Atlético Tucumán venció 3 a 1 a Estudiantes y es único puntero

Coronel había abierto el marcador; luego Lotti, por dos -el segundo, de penal-, selló el resultado definitivo. El decano recupero la cima de la Liga Profesional.

Deportes

Atlético Tucumán desafía a todo el fútbol argentino, derriba la lógica y demuele a los agoreros que en la antesala a cada partido se atreven a presagiar su caída. El equipo de Lucas Pusineri dio otra muestra de autoridad, se sacó de encima al Estudiantes del Ruso Zielinski y se subió otra vez a la cima del Torneo de la Liga Profesional. El Decano invita a soñar con que no existen las utopías en un campeonato que les concede oportunidades a todos. Ante el Pincha pegó tres gritos que en lo que fue una exhibición del carácter, del temple que distingue a este conjunto valiente, que se sienta en la mesa de los grandes. Y que se ubica en la cabecera sin agachar la cabeza porque, cuando llega la hora de discutir, lo hace con altura, amparado en la sólida convicción que lo llevó hasta donde está hoy: en lo más alto.

Los tucumanos reúnen varios méritos para destacar. Los impulsa el combustible de un sueño. Si algo demostraron frente a Estudiantes es que tienen personalidad fuerte: el triunfo de Boca ante Godoy Cruz los obligaba a ganar para recuperar la punta. Lejos de amedrentarse por el contexto, Atlético Tucumán pasó la prueba y demostró no le pesó la mochila de la responsabilidad. El conjunto de Pusineri no necesitó tener la pelota para superar a su adversario. De hecho, el Pincha tuvo un 62% de posesión, algo inusual para un equipo dirigido por Zielinski. Los de La Plata inquietaron en el tramo inicial del partido y pudieron haber arrancado arriba si Mauro Boselli hubiese estado más certero a la hora de definir, pero el Decano lo ganó porque tuvo más efectividad y supo pegar en los momentos justos del encuentro.

El local abrió el partido cuando peor la estaba pasando porque es un conjunto que sabe tener un aprovechamiento integral de cada error del rival. Y eso fue lo que hizo en la acción del gol de Coronel, cuando sacó rédito de una falla de Estudiantes en la salida. El empate transitorio de Leandro Díaz, quien no lo gritó por su pasado en Atlético Tucumán, no hizo mella en los dirigidos por Pusineri, que no se desplomaron anímicamente ante el impacto, fueron muy pacientes y jamás cayeron en el terreno de la desesperación.

El Decano nunca se abrió ni se desesperó por tener la pelota. Y volvió a aprovechar fallas puntuales del Pincha para sentenciar el partido y celebrar a lo grande: Lotti selló el segundo de penal y al rato bajó la persiana al capitalizar un contragolpe muy bien elaborado desde la concepción y ejecución.

Pusineri supo armar un equipo pragmático, inteligente y consciente de sus limitaciones. Mientras el Pincha lleva nueve sin ganar de visitante, el Decano vuela. El tiempo ya dirá hasta dónde puede llegar, pero ya alcanzó cumbres insospechadas.

Fuente: Olé y La gaceta

Comentarios